Sierra de Guadalupe

Ruta de unos 8o kilómetros por carreteras estrechas y reviradas, pero con un asfalto excelente. Transcurre por la Sierra de Guadalupe, en la provincia de Cáceres y al oeste de la conocida y espectacular comarca de Las Villuercas. La finalidad del recorrido es conocer las increíbles dehesas existentes en este entorno. La mejor época para visitar estas sierras es en primavera. Al final del relato hay un enlace para ver y descargar la ruta.


Se trata de un "rincón poco conocido" de la provincia de Cáceres, pues su cercanía a lugares tan emblemáticos como Guadalupe, Cañamero, Las Villuercas y Los Ibores hacen que dejemos de lado este trocito de naturaleza salvaje y abrupta. Pero su estratégica situación hace que también sea una ruta de entrada excelente para conocer los otros enclaves citados. El itinerario propuesto es corto y se puede hacer en poco tiempo, aunque el viajero interesado parará muchas veces para ver el entorno y, si es aficionado a ello, para contemplar el vuelo de las muchas rapaces asentadas en la zona; también verá pastar a vacas y cabras, éstas últimas bajo e incluso sobre las encinas.

Todas las carreteras que figuran en el recorrido son como las que pueden verse en las fotografías: estrechas, sin línea central y perfectamente asfaltadas; y por ello aptas para cualquier clase de motocicleta. Aunque encontraremos multitud de curvas, no es una ruta para "curvear", pues el propio trazado y la finalidad que se propone harán que la circulación sea lenta y sin prisas para apreciar los escenarios que iremos viendo.





En el paisaje predominan la encina y los robledales; la altura máxima por la que se transitará está en torno a los 800 metros y ello hará que en algunos puntos podamos contemplar amplísimos paisajes de dehesas; pero en otros circularemos literalmente bajo las encinas y habrá momentos en que éstas mismas encinas no nos permitan ver el suelo dada la aglomeración de ellas que encontraremos.



Siempre tendremos a lo lejos la visión de los montes de Las Villuercas, los cuales, en esta época, nos estarán tentando para ir hacia ellos. Si el motorista se deja arrastrar por esos "cantos de sirena" y decide dejar la ruta para explorar ese otro entorno tendrá varias oportunidades y opciones para hacerlo, tal y como se explica ahora.



Aunque es recomendable todo el recorrido, es especialmente bello y reune todas las características citadas,  el tramo de  25 kilómetros aproximados que separan los pueblos de Garciaz y Berzocana por la carretera CC-129. Tanto es así que la ruta llega a éste último pueblo y nos pide después  desandar parte del camino para tomar el siguiente desvío. Berzocana es, también, una parada muy apropiada para conocer la localidad y refrescar el cuerpo.



Si el viajero estima que con este tramo ha quedado satisfecho puede proseguir su ruta desde Berzocana hasta Guadalupe y Las Villuercas pasando por Cañamero a través de unas excelentes carreteras. Pero si quiere seguir empapándose del entorno regresará por donde ha venido y después de pocos kilómetros tomará un desvío hacia el pueblo de Aldeacentenera, con lo que tendrá más de lo mismo pero con la oportunidad de dejar la ruta propuesta y dirigirse hacía Aldeacentenera y desde ahí penetrar en el corazón de Las Villuercas-Ibores.




Se puede ver y descargar la ruta pinchando AQUÍ

Entradas relacionadas:

Otra ruta por el entorno pinchando AQUÍ

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir tus rutas y abrirnos la puerta a los demas para que podamos hacerlas, cuándo haya ocasión, tomando como base tu excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, increibles paisajes y disfrute asegurado.
    Siento discrepar en que la mejor época para ver aquella zona sea la primavera, para gustos ya se sabe....
    Un saludo y gracias por el relato.
    Javier.

    ResponderEliminar