10 consejos para viajeros novatos.

Ahora es tiempo de viajar en moto y quizás quieras hacer tu primer Viaje (sí, con mayúscula). Antes de emprenderlo seguro que habrás leído mucho en los foros, webs y redes sociales y te habrá dado "un subidon" cada vez que leías: "la libertad que supone viajar en moto, el viento en la cara, los olores de la naturaleza bajo el casco, el contacto con el entorno..." y habrás visto espectaculares fotos de motoristas en lugares de ensueño o en situaciones que hacen que la "sana envidia" (como solemos decir) te empujen a querer ser como ellos. Pues bien, antes de llegar a ese punto creo que hay unas cosillas  que probablemente nadie te habrá contado, pero que deberías tener en cuenta en tu primer viaje. Aquí van:





1. La planificación.

Eso de "dejarse llevar por las sensaciones e ir por donde el viento me empuje" quedará muy bien después cuando cuentes tu viaje; pero, lo cierto es que si no llevas algo diseñado y te dejas llevar más de una vez terminarás  en una carreterucha cortada por una gravera y al dar la vuelta te equivoques y retrocedas en vez de avanzar; o te pases un buen rato intentando salir de un Polígono Industrial, o cuando te pregunten ¿viste tal cosa? no sabrás qué decir porque resulta que pasaste al lado y ni te enteraste. Así que: planifica algo; ya sea en el navegador, en un folio pegado a la pantalla o en tu cabeza; pero planifica.  Después, queda de tu cuenta confesarlo o mentir diciendo que todo fue improvisado.


2. Los sitios de interés.

Como habrás preguntado antes, querrás ver sitios que te han aconsejado; pero ten en cuenta que cada uno te dirá lo que a él le parece bonito o interesante. Muchas veces así será; pero no te fíes.  Al ser tu primer viaje no te compliques en buscar ese "rincón espectacular que hay en las afueras del pueblo  y que ni siquiera sale en interné". Ese sitio puede que sea precioso para él, pero cuando llegues probablemente te dirás: ¡80 km por una carretera de mierda para llegar a esto! Así que, ve a lo seguro, a esos sitios que tienes en mente por ser de sobras conocidos; cuando tengas más experiencia ya te permitirás ver "lugares secretos y circular por carreteras recónditas", pero, de momento, ni se te ocurra.


3. ¿Para qué necesito yo un navegador".

Pues para no pasarte medio viaje dando vueltas en círculo tratando de salir de una zona o de una ciudad, así de sencillo. La gente suele ser amable, pero siempre preguntamos a uno que está en ese pueblo de vacaciones, no conoce la zona pero no te lo dice e insiste en indicarte el camino correcto; además de que cabrones hay en todas partes (pocos, pero los hay). En uno u otro caso, ya tienes el día jodido y tendrás que espabilar si quieres llegar al hotel o al camping a tiempo y cuando esto ocurre, cuando vas un poco más deprisa de lo legal, no lo dudes, te pillará algún radar. Por tanto, lleva navegador y si en un cruce el aparato te dice que a la izquierda, pero estás viendo un cartel que te dice a la derecha, no lo dudes, a la derecha porque los navegadores los carga el diablo.



4. Las carreteras.

Seguro que las has mirado con el muñequito de Google, pero, tal vez, no te hayas fijado en la fecha y cuando llegues a ella puede que se haya convertido en un camino de cabras. Si llevas una trail tal vez te decidas a continuar, pero si tu moto no te lo permite puedes estar seguro que la ruta alternativa te hará dar "un rodeo de cojones" y te volverás a encontrar con la situación de "¿para qué necesito yo un navegador?" y te volverá a pìllar el radar (posiblemente, ya lleves dos multas). Así que, no te compliques: en este primer viaje opta por carreteras convencionales y conocidas; las "carreteras con encanto" déjalas para más adelante.



5. Las comidas en ruta.

Querrás degustar la comida típica de cada zona. También habrás preguntado esto y, otra vez lo mismo, cada uno te contará qué comer y dónde en su pueblo o en lugares que él conoce; así que llegas a un restaurante recomendado, te sientas, pides y esperas, esperas, esperas,.. "por favor, le queda mucho a lo mío?, ¿me puede cobrar ya, por favor?". Total, otra vez el día perdido y tendrás que seguir haciendo una visita relámpago a esos sitios que querías ver con un poco de atención. Moraleja: o comes de bocadillo o come lo que sea en algún sitio junto a la carretera (deja la visita gastronómica para la cena, cuando ya no tienes prisa). Por cierto, eso de ya pararé en el próximo restaurante que vea dejando de lado al que tienes delante no funciona; siempre, el siguiente está en el "quinto carajo" y puede que cuando llegues te digan que la cocina cerró, que si quieres te harán un bocata de tortilla recalentada (que le habrá sobrado de las tapas del mediodía). Por tanto, para a comer en el primer sitio que veas, y si es temprano aún, mejor, porque todos queremos comer a las tres (fuera de España se partirán de risa cuando quieras comer a esa hora o más tarde).



6. Las gentes.

Viajar en moto no es hacer una ruta sin bajarse de ella y después cuantificar la diversión por el número de curvas o de los cientos o miles de kilómetros que se hicieron. Haz paradas a propósito en algún sitio o aprovecha las paradas del descanso para preguntar a la gente sobre cosas de su entorno. Son la mejor fuente de información y mostrando interés por lo suyo, normalmente te corresponderán amablemente. Además, ten en cuenta que cuando salimos de nuestro entorno, todo nos parece extraño y creemos, erróneamente, que los desconocidos no querrán hablar con nosotros. Pero, ¡cuidado!, en ocasiones toparás con alguien aburrido que te querrá contar su vida y la historia del pueblo. Tienes que saber detectar estas situaciones y salir de ellas cortesmente.

7. El equipaje.

No lo dudes, no acertarás de ninguna manera: o llevarás de más o de menos. El consejo es: pon sobre la cama todo lo que creas que vas a necesitar y quita la mitad de cada cosa. En esto es inútil decir más porque estarás super seguro que llevas lo necesario, ni mucho ni poco, pero siempre te equivocarás. Si eres del norte y vas al sur pasarás calor y si eres del sur y vas al norte pasarás frío y te lloverá.



8. La moto.

Mil veces habrás leído que tiene ir en perfectas condiciones y estarás de acuerdo,... en teoría. La habrás revisado en lo esencial y la tienes casi a punto porque "esa chorradita ya la arreglaré cuando vuelva". Pues bien, esa "chorradita" te joderá el viaje, casi seguro. Entonces te acordarás de la cinta americana o de las bridas, "¿total, para qué me va a hacer falta?"pero llevas una dinamométrica que ni sabes utilizar. Y aquí es fácil que cometas otro error de novato cuando te dices: "aunque los neumáticos están casi en su fin, los apuro en este viaje y luego los pongo", jejejjj, ya sabes lo que te va a ocurrir. Y estas cosas no ocurrirán en una gran ciudad, en día de diario, con un taller de tu marca abierto; no, esto te va a pasar en un pueblecito de 100 habitantes y durante sus días de  ferias.



9. Los otros motoristas.

Encontrarás muchos por las carreteras, unos viajando como tú, otros ruteando un rato. Siempre que la ocasión se presente dedícales un rato de conversación y ya de entrada cuenta de dónde vienes y a dónde vas, pues es un dato que  todos queremos conocer y no paramos hasta saberlo. Si son de la zona nos podrán aportar cosas interesantes para nuestro viaje y si nos invitan a compartir unos kilómetros o se ofrecen como guías acéptalo, pero si notas que  el ritmo no es el adecuado para ti amablemente se lo haces saber y continúas a lo tuyo; eso no está mal visto entre gente de bien. Pero ten cuidado y fíjate en las motos que llevan, pues los tramos que le parecen interesantes a un trailero, puede que te horroricen a ti, que llevas una naked; o al revés.


10. Conclusiones.

Viajar en moto es una gran experiencia, ya lo hagas en grupo, con tu pareja o, lo mejor en mi opinión, en solitario. Así que si te ronda en la cabeza la idea de hacerlo, no lo dudes, junta unos días
 y hazlo. Pero ten en cuenta que puede que no todo salga como tenías previsto; que algunas cosas que hayas leído en redes sociales ¡sabe Dios quién lo habrá escrito!;que todos creemos que lo que tenemos cerca es lo más bonito del mundo; que lo que me gusta a mí, puede que no te guste a ti; que hay maravillosos relatos de viajes pero no te suelen contar cuánto cuesta eso; que viajar no es ir todo lo lejos que se pueda; que esas estupendas fotos que has visto pueden haber sido hechas por profesionales en unas determinadas condiciones y, por tanto, no será eso lo que verás cuando llegues; en fin, a pesar de que te pudiera ocurrir todo lo que descrito, vuelvo a decir que Viajar en moto es obligatorio en alguna ocasión.























9 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir estas grandes verdades.

    ResponderEliminar
  2. Ostrá .. para mi gusto, planificar lo justo, GPS si pero un viaje sin el es más incierto y eso mola, carreteras en Europa sin problemas si te marca que es una carretera, comida cunetera, equipaje lo justo.
    Consejo ir sin prisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, de acuerdo; pero el que hace su primer viaje no tiene claras estas cosas; se necesitan unos cuantos para ir disfrutando tranquilamente. Saludos.

      Eliminar
  3. Me encanta el artículo!!!
    En mi caso, planifico bastante, sobretodo dónde pernoctar al final de la jornada. Y además de GPS, llevo un mapa y el famoso PPS (paro, pregunto y sigo) que nunca está de más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buenas ideas Pablo, ssobre todo lo del PPS (que nunca la había escuchado). Gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar
  4. Estos consejos siempre son de agradecer, gracias por compartir tus experiencias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Cosas que parecen tonterías pero que realmente son importantes. Muchas gracias por los consejos.

    ResponderEliminar