Aldeias do Xisto (Portugal)

Aldeias do xisto, PortugalOtro de los tesoros de Portugal está semiescondido en la zona centro del país, en una región formada por montañas de altitud media y numerosos valles a los que el agua, siempre presente en esta zona, les ha dado su característico color verde.Se trata de la red denominada "Aldeias do Xisto" (aldeas de pizarra). Se trata de antiquísimos asentamientos humanos que tuvieron su máximo apogeo en la Edad Media y quedaron semidesiertas y casi olvidadas a mediados del siglo XX para ser rehabilitadas a principios del XXI. Pues bien, la ruta de hoy propone recorrer tres de estas aldeas a través de las hermosas y reviradas carreteras que las unen. En total hay clasificadas veintisiete y al final de este artículo hay un enlace a su portal web y otro con la ubicaciòn y la ruta en moto efectuada.


Aldeias do xisto, Portugal
Localización de las Aldeias do Xisto en Portugal.
Las aldeas de pizarra visitadas en esta ocasión han sido Figueiras, Sarzedas y Martim Branco; todas ellas dentro de la región denominada "Tajo-Ocreze". El resto está agrupado un poco más al oeste y el conjunto en sí está a la altura de la provincia de Cáceres. La mayoría dentro de las Sierras de Açor y Lousa, cerca del espectacular valle del rio Zézere en la Sierra de la Estrella.




Aldeias do xisto, Portugal
Situación de las aldeas visitadas.





El orden de visita a las aldeas dependerá del punto de entrada en Portugal. Si se llega desde la provincia de Cáceres un posible itinerario es entrar en Portugal por Piedras Albas (cerca del puente de Alcántara) y llegar hasta Castelo Branco para comenzar el recorrido por Martim Branco y descender hasta Figueira. También es posible pasar la frontera por el embalse de Cedillos (sólo transitable sábados y domingos) e iniciar la ruta ascendente desde Nisa.

Si se llega desde la provincia de Badajoz, el punto de referencia puede ser Portalegre y desde allí hacia el norte, pasando por Nisa, siguiendo el recorrido que describo en esta ruta; que puede hacerse íntegramente por carreteras nacionales y comarcales, sin necesidad de usar la autopista.


Figueira



Nisa, Portugal.
Café Imperius en Nisa. Foto de Goggle.
 En Nisa, si la hora acompaña, recomiendo desayunar en el Café Imperius, que sigue siendo una antigua taberna atendida por su amable dueño; donde, además de poder fumar dentro, al cliente le llaman "señor" (¿que desea el señor?); en la puerta hay un pequeño reservado que parece puesto a propósito para dejar las motos; está a un lado de la calle principal, sin tener que callejear para encontrarlo y donde "um pequeno almorço con meia de leite y meia torrada" (desayuno con café con leche y tostada con pan casero y mantequilla) costó 0,80€.


Tras dejar Nisa se inicia un tramo de unos 15 km. por curvas de media montaña a través de una buena carretera y que nos deja en Vila Velha de Rodao. Rebasada esta localidad se toma la N-241 hacia el oeste (excelente carretera nacional) y tras atravesar algunos pueblos se toma el desvio señalizado hacia Figueira. Continuando por una carretera municipal durante pocos km llegamos a esta aldea. Decir antes, que éste último tramo actualmente es desolador, pues la zona fue pasto de las llamas en los incendios del verano pasado.

Figueira, aldeas do xisto, portugal

Figueira, aldeas do xisto, portugal



Figueira, aldeas do xisto, portugal
Zona visitable de Figueira. Foto de Goggle.
 La aldea es muy pequeña, tiene una calle que a modo de circunvalacion la rodea, estando el núcleo histórico en su interior. Lo mejor es dejar la moto en la puerta de la pequeña (y única) tienda: la Loja Aldeias do Xisto, e iniciar el recorrido por el laberíntico, pero pequeño, entramado de calles, donde podremos ver el horno comunitario y apreciar la construcción de pizarra de los edificios.  Con suerte, puede comprarse en la Loja pan recién hecho en el horno. En la aldea vive muy poca gente y por la calle es normal ver cabras y gallinas, así como dos "perros cabrones" que me dieron un buen susto.






 Algunas imágenes del interior de la aldea:


Figueira, aldeas do xisto, portugal
Horno comunitario en Figueira.

Figueira, aldeas do xisto, portugal


Figueira, aldeas do xisto, portugal
Calle en Figueira.

Figueira, aldeas do xisto, portugal
Calle en Figueira



Sarzedas


Tras dejar Figueiras se retoma la misma carretera que nos llevó a ella y se continúa en dirección norte durante  cuatro o cinco kilómetros para enlazar con la N-233 (excelente asfalto y trazado) que nos llevará directo a Sarzedas durante un recorrido de unos veinte kilómetros que también nos hará atravesar algunos pueblos (esto será una constante en la jornada).


Sarzedas, Aldeia do xisto
En amarillo, posible recorrido por Sarzedas.
Sarzedas, más que una pequeña aldea, es un pequeño pueblo. Aunque siempre es deseable hacer estas visitas caminando, en esta ocasión puede hacerse en la moto, pues lo sustancial de la villa puede verse en un recorrido circular. Destaca un pelourinho, algunas torres de iglesias, su solitario campanario (a su vez Mirador) y las puertas de las casas enmarcadas en piedra. 




Algunas imágenes de Sarzedas.

Sarzedas, aldeia do xisto
Pelourinho de Sarzedas.

Sarzedas, aldeia do xisto
Campanario-Mirador de Sarzedas.


Martim Branco


Dejamos Sarzedas y salimos por donde habiamos llegado para continuar hacia la última aldea a visitar: Martim Branco. El recorrido, de unos veinticinco kilómetros transcurre ahora enlazando varias carreteras municipales en buen estado; volviendo a pasar por diversos pueblos y por zonas de media sierra entre pinares. 
aldeias do xisto martim branco
Pequeño recorrido por Martim Branco.
Esta es la aldea más pequeña de las tres; de hecho solo queda una calle de la antigua ubicación que corre paralela a un pequeño rio. El silencio es la sensación predominante. Ahora sí es obligatorio dejar la moto y recorrer este pequeño espacio caminando para observar las antiguas construcciones, donde, además de pizarra, se puede ver el granito integrado en ellas. Como es costumbre en estas aldeas, también  tiene horno comunitario. El rato que estuve aquí casi no ví a nadie en la calle, pero sí ví a algunas personas mayores sentadas en sus puertas a la sombra, y a los pocos que ví por la calle resultaron ser huéspedes de un alojamiento rural instalado en unas casas.  

Algunas imágenes de Martim Branco:

aldeias do xisto martim branco

aldeias do xisto martim branco

aldeias do xisto martim branco


Básicamente, esta ha sido la ruta por las aldeas de pizarra; pero creo necesario terminarla muy cerca de la última visitada. concretamente, a unos veinte kilómetros se encuentra la populosa ciudad de Castelo Branco, que ya merece una visita dedicada en exclusiva, aunque en esta ocasión quise ver uno de sus espacios emblemáticos: el Jardim do Paço. Se trata del jardín del antiguo Palacio episcopal (s. XVII) y destaca por su profusión de estatuas representando a santos, reyes, reinas, estaciones del año, horóscopo,...Destacan dos de sus escalinatas, la dedicada a los santos y la dedicada a los reyes. La visita es de pago: dos euros por persona y está abierto desde las 09:00 hasta las 17:00 en invierno o las 19:00 en verano (horario portugués). Actualmente presenta un estado un poco descuidado, pero, sin duda es una visita obligada en la ciudad. 

jardim do paço castelo branco
Escalinata de los reyes. Al fondo, en lugar destacado el Rey D. Afonso Henriques

jardim do paço castelo branco
Escalinata de los santos.

jardim do paço castelo branco





2 comentarios:

  1. Preciosos esos pueblecitos de pizarra.
    El Jardim do Paço, espectacular.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco. Lástima que fuera tan precipitado, os hubiera gustado.

    Saludos.

    ResponderEliminar