Ruta de los dólmenes Exploratoria

Desde hace algún tiempo tengo en mente hacer una ruta trail que además de disfrutar de un bello entorno, permita visitar unos cuantos dólmenes, algún pueblo abandonado, un viejo molino, que permita atravesar la raya portuguesa por alguna frontera inimaginable, que se pueda hacer por pistas "facilitas", que disponga desitios para comer al aire libre, en la que se pueda comprar algún poducto típico de la zona, que se pueda hacer en un día y  que exiga poner "pie a tierra" en alguna ocasión para andar un poco. "Muy pretenciosa parece esa ruta", podría decirme alguien. Pues sí, lo es, pero es que además es posible y la tengo muy cerca.




Su localización estaría en el entorno de Valencia de Alcántara, en el suroeste de la provincia de Cáceres, junto a la frontera con Portugal (al lado de La Raya,  decimos por aquí). Y como quiera que en la zona hay muchísimas pistas y caminos públicos por los que puede transitarse en moto sin ningún impedimento legal, mi salida de hoy ha tenido como objeto examinar algunas de esas pistas y buscar los mejores enlaces entre ellas. Y como el camino se hace andando, pues me he pasado la mañana del sábado dando tumbos por allí; y me he traído unos valiosos apuntes y fotos para  cuando pueda hacerla completa.



Esta es una imagen de la ruta.  75 km totales con aproximadamente de 40 a 50 km de pistas.


El recorrido de hoy empezó reconociendo una pista de 12 km. (entre los puntos A y B del mapa de la ruta). Pista sencilla, con el sólo inconveniente de que el sol y el blanco de la tierra, a veces, no dejaba ver algunos pequeños baches y eso hizo que el recorrido no fuera tan rápido como podría parecer.

Inicio de la primera pista

Tramo A-B del mapa de arriba.

La pista anterior atraviesa la zona verde que se observa detrás de la moto. Esto es Puerto Roque.

La pista enlaza con una bonita carretera serpenteante que, en 4 ó 5 km. sube hasta Puerto Roque. Al final de esta carretera localicé otra pista (no explorada hoy) que debe formar parte del recorrido. A continuación recorrí unas carreteritas que unen entre sí varias pedanías que, en tiempos del contrabando, tuvieron su importancia económica. Así, llegué a La Fontañera; poblado fronterizo donde en su calle ya se observa habitado por portugueses y españoles.En este lugar, la frontera casi es la fachada de una casa.

Durante este recorrido localicé la llamada "Ruta de la Tapada", la cual volví a encontrar más tarde en otro lugar; lo que me hace suponer que también será posible recorrerla, evitando un enlace por carretera.

La Fontañera. Frontera. Bajo el letrero puede verse el mojón fronterizo con la P de Portugal.
Desde La Fontañera puede verse Marvao, una aldea histórica portuguesa (y muy turística).
A continuación inicié otra pista que habría de llevarme a la  visita de varios dólmenes (algunos de ellos solo accesibles andando una pequeña distancia) y que está señalada en el mapa entre los puntos C y G. También es una pista fácil en general, aunque con un pequeño inconveniente. Esta pista es circular y desde ella se tiene acceso a varios sitios sitios de interés. Uno de ellos es al Molino de La Negra, el cual está a apenas mil metros de la pista principal, pero aquí el sendero se estrecha y al inicio hay una "trialera" descendente de aproximadamente cien metros. No es un paso difícil incluso para motos grandes; pero estando solo no quiese arriesgarme. Esta "trialera" debe ser bajada y después subida. Esta localizada en el mapa y recogida en las siguientes fotos.





Parado junto al inicio de la trialera.




La "trialera apañá"

El reconocimiento habría de llevarme después hasta un pequeño poblado abandonado próximo, junto al rio Séver, que hace de frontera en este lugar. Ahora la pista se estrecha y, en algunos tramos, hay algo de arena y gravilla de relleno, pero nada complicado. Se pasa  junto a unos alojamientos rurales  y se hace un descenso hasta una especie de plataforma. Desde aquí al poblado el camino se complica y quizás lo aconsejable sería hacer estos últimos metros andando. Hay que regresar por donde se vino (ahora  hay que subir, y hay que hacerlo con decisión).



De vuelta al camino principal, el recorrido hasta el punto H no tiene ninguna dificultad; pero sí mucha tierra suelta y mucho polvo. Esto nos lleva hasta Valencia de Alcántara. Podría ser un buen momento para hacer una parada en el Bar La Paloma, una taberna como las de antes donde preparan la mejor "mondonga" (una variedad de morcilla) que yo haya probado.

La siguiente zona examinada está en el entorno de La Aceña de La Borrega (señalada en el mapa con las letras J-K-L-M) e incluye un recorrido circular de unos  5 km. que permiten la visita a varios dólmenes. Tampoco hay dificultades en esta zona, aunque tiene una pronunciada subida (o bajada, según el sentido), pero que se hace sin más problemas. En La Aceña está el Bar Las Terrazas (además de otro muy afamado pero venido a menos, en mi opinión) donde se pueden adqquirir unos exquisitos quesos frescos de  cabra (para llevar o para dar cuenta de ellos allí mismo). Este pequeño recorrido circular que acabo de hacer tiene también varias posiblidades alternativas para alargarlo, aunque ya por zonas más técnicas, pero no excesivamente.







La última "exploratoria" consistió en recorrer una pista que tiene su inicio en Alcorneo, otra pequeña pedanía próxima, y que me parecía a mí que me llevaría casi al punto de inicio de  toda la ruta. Son los puntos N y O del mapa. Es un camino ancho, en buen estado, que se se va estrechando entre encinas, alcornoques y ganado. Llegué hasta una cancela abierta y allí lo dejé porque era tarde, hacía mucho calor y no me apetecía perderme en esas condiciones.



Pongo ahora unos montajes con la localización de las pistas y las fotos:





En esta ocasión no ha habido mucho tiempo para recrearme con la cámara; pero un par de cosillas si que ví:



Un bonito cielo rayado

Parada de autobús con uso alternativo:

Una piedra en un imposible equilibrio:

Pues esto ha sido todo. En el argot propio se dice que esto ha sido "una exploratoria", es decir, reconocer un itinerario para recorrerlo después. en mi caso, como dije, es un proyecto de ruta para cuando cese el calor. Pero, también es cierto, que estas "exploratorias" son rutas por sí mismas  y tan placenteras de hacer como la ruta completa.

Gracias por leerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario