La Serena y Tierra de Barros.

Este pequeño viaje discurrió por parte de las comarcas de Tierra de Barros y La Serena; ambas en la provincia de Badajoz. Su finalidad era volver a pasar por esos paisajes tan característicos y visitar un par de lugares históricos de interés que luego citaré. Al final de la crónica puede verse un enlace al mapa de la ruta más detallado y descargable.


Tierra de Barros se distingue, sobre todo, por ser cuna de viñedos y excelentes vinos; por tanto, en sus paisajes la vista  puede perderse entre ellos y, a menudo, las carreteras circulan atravesándolos. Durante el mes de enero los campos de vides  ofrecen una visión pobre dado que solo enseñan los sarmientos, despojados de cualquier tono verde por cuanto es época de poda, curación y  preparación de la próxima cosecha. Aún así, también es placentero verlos en estas circunstancias, emergiendo las plantas sobre una capa de tierra con un bonito color rojizo.

La Serena es un gran llano, una región esteparia casi podría decirse. Paisajísticamente es una región que no ofrece desniveles, excepto en sus límites, donde lo que más puede verse son sus pastizales y, emergiendo entre ellos, rocas graníticas puntiagudas que dan al paisaje una visión especial. A veces, a lo lejos no puede distinguirse entre estas rocas y las ovejas que pueblan el lugar y son una de sus riquezas. Es una zona dura, árida, para transitar por ella en verano.
Esta es una zona que no recomiendo recorrer en verano en moto por su aridez, por su paisaje feo en esa época y, sobre todo, por sus elevadas temperaturas estivales.

No obstante lo dicho, la región tiene, en sus límites con la cercana Siberia Extremeña, grandes pantanos y extraordinarias vistas de ellos desde sus estribaciones; pero eso es otra ruta aparte que merece, por sí sola, más atención.

Algunas vistas del paisaje de La Serena (de otro viaje)




La ruta realizada empezó en Palomas y tras una breve etapa de transición bordeando el pantano de Alange por una "divertida" carretera llegué a Oliva de Mérida, desde donde empecé el único tramo de pista de tierra de la jornada.

Iglesia mudéjar en Palomas.

Alange. Desde la carretera que bordea el pantano.

 La pista, de unos 30 km., me llevaría hasta las inmediaciones del Valle de la Serena. Es ésta una pista fácil, sin ninguna complicación, apta para cualquier tipo de moto que lleve neumáticos mixtos cuando menos. En los mapas puede identificarse como carretera de La Garza. Transita entre encinas, de las últimas que pueden verse antes de entrar de lleno en la Serena.


Carretera de La Garza.



Tras pocos kilómetros, llego a la entrada de Quintana de la Serena, donde hago la primera parada turística para ver las ruinas de Hijovejo, un antiguo  y pequeño asentamiento defensivo romano.

Hijovejo.

Continúo hasta Zalamea de la Serena y me desvío poco antes para ver el Santuario tartésico de Cancho Roano, en excelente estado de conservación y considerado el más importante de la península ibérica. Sobre 1970, el dueño de una parcela en la que había un extraño túmulo lo excavo para construir una alberca, y la construyó; pero tal obra dejó al descubierto parte del Santuario, lo que le supuso la posterior expropiación y el inicio de las excavaciones y reacondicionamiento de lo que hoy puede verse.


Cancho Roano.
Maqueta del Santuario  tartésico de Cancho Roano

Otro interés que tenía por llegar a Zalamea de la Serena era el de adquirir una de sus famosas navajas artesanales (sí, pues no solamente se fabrican en Don Benito, que es la que, más o menos, todos conocemos) concretamente las que fabrica Cuchillería Teodomiro. Finalmente compré dos, una típica navaja cabritera de doble virola y madera de encina y otra con un bonito cabo de olivo.

Navajas artesanales Teodomiro.

Desde allí regresé haciendo el recorrido por Tierra de Barros pasando por Hornachos, donde no me detuve, pues ya fue objeto de otra visita. Recorrí Ribera del Fresno, Villafranca de los Barros, Villalba de los Barros, Corte de Peleas,...siempre entre campos de viñas y por excelentes carreteras, estrechas a veces, pero con buen asfalto.



Ruta del vino Ribera del Guadiana.
Otras vistas de algunas de las carreteras transitadas. Estas imágenes corresponden al inicio de la ruta.





El enlace de la ruta detallado: Pinchar aquí para ver el mapa de la ruta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario